Histórico Refugio del Poeta vio la luz en el Cerro Los Lecheros

El cerro Barón de Valparaíso mostró ayer, sábado 10 de agosto, sus joyas, bajo un tibio sol invernal, que hizo muy grato el recorrido por sus tranquilas y reposadas calles, así como por el convento de la iglesia de San Francisco y el refugio que acogió a nuestro gran poeta nacional y Premio Nobel cuándo fue perseguido por sus ideas políticas.
La casa que lo acogió y el subterráneo en donde escribió parte de su famoso Canto General permanecen intactos y pudieron ser visitados gracias a la gentileza de su dueña y preservadora, la profesora María Teresa Aguilar. Ella misma cuenta la historia con vivencias personales y anécdotas que la vinculan con el propio poeta.
Los detalles de dicha narración se pueden escuchar y ver en el video que reproducimos a continuación:

La visita al cerro Barón fue producto de una gentileza de Lado B tour, qué se dedica justamente a realizar recorridos alternativos por ese sector de Valparaíso, como parte de un proyecto social, turístico y medioambiental, que pretende rescatar la historia y la identidad, sobre la base del trabajo comunitario. En ese mismo afán se encuentra la ong Giro, promovida por estudiantes de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, quienes se han dedicado a rescatar, limpiar y preservar el sector en torno a la población José Ignacio Zenteno, con el fin de hacer conciencia sobre la necesidad de enfrentar el cambio climático, mediante una actitud activa de los vecinos, que propicie, entre otras acciones, el tratamiento de la basura y su reciclaje.
El recorrido, que fue seguido por cerca de 40 personas, se extendió por más de dos horas, incluidos la visita al Refugio del Poeta y un recorrido interno por las dependencias del convento de San Francisco, que se encuentra actualmente en reparaciones y restauración producto del último incendio.
La jornada se inició en el frontis de la Universidad Católica de Valparaíso con una explicación acerca del sitio y emplazamiento del Cerro Barón, como espacio privilegiado entre Valparaíso y Viña del Mar, que otrora sirvió como estación ferroviaria del antiguo tren a Santiago.
Los participantes del tour tuvieron oportunidad de apreciar el sector, tanto a nivel de plan como desde las alturas, luego de que ascendieran por el ascensor Barón, el primero en funcionar históricamente con electricidad y que fue denominado por lo mismo como “el eléctrico” por los porteños. Ellos igualmente pudieron disfrutar de la vista aérea del sector y conocer parte de su historia, que se confunde en un pasado ferroviario y portuario.
La jornada culminó en el nuevo restaurante La Joya, que se ha especializado en una carta creativa, especialmente dedicada a los sándwich y a las hamburguesas, como parte también de la renovación de la familia Erro que antes tenía allí, en el fondo del pasaje Quillota, una panadería.
A continuación un video que resume la jornada

Agregar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s